pabellonsalamanca

Parece que las ciudades medias y pequeñas empiezan a mostrar su encanto frente a las grandes ciudades españolas que se llevaban la mayoría de los eventos importantes.

El motivo ha sido  la reducción de presupuestos y la bajada de asistentes a los congresos y convenciones.

Ciudades tales como Salamanca, Zamora, Pontevedra  o Elche, parecen haber entendido partiendo del hecho de ser una ciudad “manejable” y con servicios de calidad a precios muy competitivos, lo que les permite albergar eventos que en grandes urbes dispararían los precios.